Cuarto aniversario de Doce Miradas. Un cuarto propio

23/05/2017 en Doce Miradas

“Les dije suavemente que bebieran vino y que tuvieran una habitación propia”. Virginia Woolf.

Este año, el cuarto, las Doce Miradas hemos decidido regalarnos una celebración más íntima. Nos faltan momentos para vernos, echamos de menos ese contacto dérmico y epidérmico que hace que todo tenga sentido. Las conversaciones a viva voz, mirándonos a los ojos. La reflexión colectiva, cuando las ideas se suceden en cascada y hay que coger impulso para meter baza, porque en este grupo las palabras se pesan a granel y los silencios nunca existieron. Y nos apetece. Nos apetece mucho estar juntas, celebrar juntas esta andadura, las Doce. Por eso, tomamos la palabra a Virginia Woolf, y este aniversario, el cuarto, es propio.

En ese ‘cuarto propio’ tendremos muy presente a la cantidad de personas que seguís el blog Doce Miradas. Nacimos docena, sí, pero con la vocación y la determinación clara de ser voz coral, altavoz y caja de resonancia de quienes desean sumar o multiplicar. Y cada una de las personas que se acercan a este blog, o en Twitter, o en cada una de las ocasiones en las que nos vemos y oímos (gracias por tantas invitaciones, gracias por tanta generosidad) formáis parte de Doce Miradas. Gracias mil por vuestra compañía.

Este aniversariotoca volver nuestras 12 miradas hacia nosotras mismas, hacer balance, revisar posicionamientos, estrategia, coherencia y objetivos. Somos responsables de que este proyecto mantenga su sentido y tenga marcada una ruta que nos centre, nos cohesione como grupo y nos permita avanzar. Necesitamos ese retiro al cuarto propio para reconocernos y reafirmarnos en nuestro compromiso y para ser capaces de recargarnos de ilusión, de manera que siga creciendo: extender la causa que nos mueve y que no puede esperar. Nos metimos en esto para empujar la transformación de estructuras que nos dañan a las mujeres y a toda la sociedad, para cambiar las cosas. ¿Cómo? Cambiándolas.

Como decía Lorena Fernández, ser feminista es muy cansado. Pero no pasa nada si hay que parar a tomar fuerzas para seguir después a un ritmo que, sin dejar de ser sostenible, nos permita continuar escribiendo nuestro libro, aquel en el que hablamos de lo nuestro y lo enriquecemos con todos los apuntes que recibimos de vosotras y vosotros.

Cuando después de celebrar y celebrarnos salgamos de nuestro cuarto, queremos invitaros a acompañarnos desde los primeros pasos del quinto aniversario.

¿Nos ayudas a visibilizar los asesinatos de mujeres por VG?

En marzo pasado, las Doce Miradas conseguimos reunirnos, ¡las doce!, un sábado para hacer balance. Para poner en común cómo nos sentíamos respecto a Doce Miradas. Ver por dónde respiraba cada una. De ahí salieron muchas cosas interesantes pero hubo una preocupación, un sentimiento unánime que enseguida invadió la mesa de reunión: las mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas. Todas admitimos sentirnos abrumadas, conmocionadas, tristes, cabreadas, desoladas. La necesidad de hacer algo se impuso como remedio para aliviar la impotencia que se siente ante cada nueva noticia. Seguro que también os pasa. Algo hay que hacer. No podemos asimilarlo como rutina y continuar con nuestras vidas sin más. Pues bien, aunque seguimos reflexionando sobre qué podemos hacer nosotras para contribuir a mejorar la situación, de momento hemos decidido volcarnos en la visibilización de cada nuevo asesinato y sería de gran ayuda contar con la adhesión y el respaldo de quienes nos seguís.

Tenemos una línea de denuncia abierta para la que necesitamos apoyo. Desde hace dos meses hemos puesto en marcha una acción de visibilización de la tragedia cotidiana de tantas mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

La acción consiste en vestir de negro nuestra imagen de perfil de Twitter -imago corporativo- durante las 24 horas siguientes al conocimiento del crimen machista. Recogemos la noticia y la acompañamos de las siguientes etiquetas: #voydenegro, #beltzeznoa y #niunamenos. El siguiente movimiento es adherirnos a este gesto las Doce Miradas también desde nuestras cuentas personales.

Somos conscientes de que este gesto es precisamente eso, un gesto, y nada más. No tiene efectos más allá de ser un grito personal de rabia, y un no dejar pasar. Pero sabemos que la muerte violenta de mujeres y sus hijas e hijos es la última, la más extrema manifestación de la cultura machista que vivimos cada día. Es allí, en la cotidianidad donde nuestros gestos se tienen que transformar en acciones.

Os invitamos a sumaros a nosotras, a vestir de negro con nosotras, a lamentar con nosotras, a sentir rabia con nosotras, a ser plenamente conscientes de que cada mujer muerta más es una menos. Crece la deuda insostenible que esta sociedad tiene con las mujeres. Cada mujer de menos es un asesino de más.

Os brindamos nuestro logotipo negro y nuestras etiquetas para que la violencia machista no se pierda tan fácilmente entre los titulares que recogen los tuits.

Pero en este post de celebración del cuarto aniversario queremos terminar con una sonrisa. Que 4 años son muchos. ¡Quién nos lo iba a decir cuando pulsamos el botón de ‘publicar’ el primer post del blog! Una experiencia similar al lanzamiento del Apolo 13. Emocionante. Y aquí seguimos. Con ganas de trabajar para que las oportunidades de la vida sean iguales para mujeres y hombres. Porque, como se dice en nueve de cada cien posts publicados en este blog y en cualquiera de enfoque feminista, ‘Queda mucho camino por recorrer’. Y si ese camino, a menudo tan árido, lo recorremos en vuestra compañía, más leve será la rozadura. Pues nada, nos vemos en el camino.

Somos mujeres. Somos personas. Gente con sueños que imagina una sociedad diferente. Gente que reclama un espacio común para mujeres y hombres que sea más justo y equilibrado. Y después de mucho cavilar, somos doce mujeres con ganas de trabajar para lograrlo. ¿Quieres saber quiénes somos?.

Últimas publicaciones de Doce Miradas (ver todas)