Mujer de verso en pecho

21/03/2017 en Doce Miradas

“Cuando me dolía el brazo de tanto acariciar,
la mano de tanto bendecir,
el culo de tanta patada decidí: (¿Qué decidí?)
¡Ah! No dejarme pegar y sobre todo no pegarme a mí.”
Gloria Fuertes, Obras incompletas, p. 297

 

Este año celebramos el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes.  Referente de la literatura infantil y también de la poesía adulta: Gloria, como decía ella…”una perdida entre tanto mangante” pisa firme hoy, con merecido lugar propio, en el mar del arte y las palabras. Esa mar en la que las caras visibles están copadas y ocupadas por los hombres.  Camilo José Cela se refería a ella como “la angélica y alta voz poética a la que los hombres y las circunstancias putearon inmisericordemente”.

La poeta de las niñas, de los niños. Pero sobre todo “la mujer de verso en pecho”, nos regaló ingeniosos (casi plásticos) versos comprometidos con el feminismo, la paz… con la Vida al fin y al cabo; mostrando con destreza, ironía y frescura los rincones profundos de la alegría, el dolor, la muerte y la soledad.

Son muchos y muy buenos los artículos y libros que recogen los poemas y la vida de Gloria fuertes (destaco especialmente “El libro de Gloria Fuertes, antología de poemas y vida” de la Editorial Blackie Books). A ellos me sumo, con este pequeño homenaje lleno de admiración y agradecimiento, en mi caso a modo de… bio-graphic.

 

Nací para poeta o para muerto,
escogí lo difícil
—supervivo de todos los naufragios—,
y sigo con mis versos,
vivita y coleando.

Nací para puta o payaso,
escogí lo difícil
—hacer reír a los clientes desahuciados—,
y sigo con mis trucos,
sacando una paloma del refajo.

Nací para nada o soldado,
y escogí lo difícil
—no ser apenas nada en el tablado—,
y sigo entre fusiles y pistolas
sin mancharme las manos.”

Me gusta decirme co-creadora: crear en equipo, dibujar escenarios, aventurar sueños y disponerme siempre a seguir caminando (y aprendiendo) para crear otros mundos posibles en el que las personas estén en el centro. Ponerle color a los días. Pintar sonrisas. Y cargar mis pinturas (y el corazón) en el encuentro con la gente de aquí y de allá.

Últimas publicaciones de Miryam Artola (ver todas)