Somos mujeres

14/03/2017 en Miradas invitadas

Elena López (@_mariaelena95_). Describirme a mí misma sería un poco narcisista. Pero, he de decir que soy una humilde estudiante canaria perdida por tierras madrileñas. Mis ojos han sido despertados por el interés de la Criminología, y aquí estoy, en el último año del grado en la Universidad Rey Juan Carlos. Y siendo mujer, mi alma ha gritado la importancia como tal. El alma como tal. El corazón como amor. Siendo mujer, he sido atraída por quien te dice querer. Aunque luego demuestre lo contrario. Porque a veces, no hace falta explicaciones. Porque a veces se siente o no se siente.

Cuatro puñaladas. Vamos a ocho. No, ocho no que son pocas, doce mejor. Órdenes de alejamiento de por medio. Denuncias escritas, otras sin resolver. Sangre recorriendo toda el alma. Dolor por todo el corazón. Dolor en la mirada. Dolor al sonreír. MUJERES.

¿Qué manera tan cruel de morir, no? Qué forma de acabar con la vida de una persona. Persona que te ha disparado sonrisas al corazón, y no disparos que quitan la sangre del amor.
Y llego a la conclusión de, ¿por qué? ¿Por qué a ellas? ¿Por qué, si hay seguridad? ¿Por qué hay individuos que deciden acabar con la vida de quien dicen querer, de quien dicen amar? ¿Por qué? No existe explicación alguna que muestre una respuesta a esta vía sin salida, sin escapatoria. Bueno, sí. Son MUJERES.

Son molestia. Son “objetos”. Son cansancio. Son aburrimiento. Son pérdida de tiempo. Son esclavas. Son amas, pero no de casa. Son agobios. Son incomprensibles. Son difíciles. Son raras. Son egoístas. Son provocativas. Son guapas, pero solo para la mirada de quien las posea. Son MUJERES.

Qué triste no reconocer el valor de una persona. Qué lastima no hacer sonreír a la persona que amas. Qué pena hacerle perder el tiempo a alguien que da la vida por ti. Que mueve el mundo por ti. Que se cambia por ti. Que transforma tus días negros, en color. Que te da su alma a cambio de nada, o ¿sí? A cambio de cariño. De amor. De pura compañía.

Transformar la claridad de un precioso día, en pura oscuridad. En pura cueva sin salida. Transformar a tu amor en un ser sin ganas de vivir. Sin ganas de reír. Sin ganas de salir. Sin animo para sonreír. Sin ánimos para recomponer los cristales que tú le rompiste a pedazos. Los que le rompiste por gusto. Por diversión. Por héroe. Pero claro, son MUJERES.

Mujeres atadas a una relación de cuento. De mentira. Enredadas a un amor imaginario. A un amor que decía ser para toda la vida. A un amor que la cuidaría durante todo el viaje. El viaje de sus vidas. Un viaje lleno de aventuras, de locuras, de amor. Un viaje de ida, pero no de vuelta. Un viaje decidido por ambos. Un acompañante elegido. Un compañero de vida. Un amor escogido. Un amor roto.

No te engañes. Nunca te conoció. Nunca sus ojos te dijeron te quiero. Nunca su sonrisa te dijo te amo. Nunca te conoció. Nunca jurarías que haría eso. Nunca imaginaste un mundo sin luz. Nunca pensaste que su alma se quedaría sin tinta. Nunca imaginaste que esa tinta te la pintaría a ti. A tu corazón. Nunca imaginaste ver cristales por el suelo. Nunca imaginaste no poder caminar descalza. Nunca le conociste. Nunca le conociste lo suficiente porque eres MUJER.
Pero es que hay personas que se basan en la piel. En el roce. En el amor. Quizás no lo sabéis, “queridos hombres que hacen derramar lágrimas a esos seres de los que presumen amar”, pero muchos de esos seres necesitan alma. Necesitan magia. Necesitan corazón.

Que no se entiende, pero es que el amor no se explica. El amor no entiende de edades, de situaciones, de números, ni de distancia. El amor no entiende de nada. El amor es piel con piel. Pero la piel es de quien la cuida, no de quien la destroza. Que quizás no lo sabéis, pero hay amores que se acaban. Que terminan. Que donde vosotros veis un punto y aparte, no os engañéis, hay un punto y final. Y ese punto y final es para ti.

Son. Bueno, somos MUJERES sí, pero no os equivoquéis. No buscamos un piropo fácil de pronunciar. Buscamos un alma difícil de encontrar. Somos difíciles, pero es que lo fácil aburre y no es hermoso. Para ser hermoso tiene que ser difícil, ¿no creéis? Quizás se cansó. Se cansó de tanto aburrimiento. De tanta monotonía. Sí, también somos aburridas. Es que tenemos una rareza que nos hace peculiar, una búsqueda de sentidos diferente. Una búsqueda de sentimientos egoístas. Pero bueno, es que buscamos amor y cariño, y claro, eso es muy difícil de encontrar. Muy difícil de dar.

Alma. Magia. Corazón. Eso buscamos. Eso anhelamos. Eso queremos. ¿Por qué? Porque somos MUJERES. MUJERES nacidas para vivir, pero mejor sin dolor. MUJERES pintadas para sonreír, pero sin escondites. MUJERES recreadas para volar, pero en libertad.

¿Y queréis una explicación?
Somos MUJERES.

Somos mujeres. Somos personas. Gente con sueños que imagina una sociedad diferente. Gente que reclama un espacio común para mujeres y hombres que sea más justo y equilibrado. Y después de mucho cavilar, somos doce mujeres con ganas de trabajar para lograrlo. ¿Quieres saber quiénes somos?.

Últimas publicaciones de Doce Miradas (ver todas)