Doce que miran, admiran y suman

01/12/2015 en Doce Miradas

gonbidapena

No se imaginan en el valle de Hushé de qué manera las mujeres que componemos Doce Miradas les hemos mirado en los últimos tiempos. Con qué atención, con qué respeto, con qué responsabilidad. Sin pretender intrusismo, lo cierto es que nos hemos asomado con curiosidad, ganas de saber y acompañar a la cámara de Mikel Alonso, que nos ha permitido transportarnos a este remoto lugar en la cordillera del Karakorum.

Los proyectos de la Fundación Baltistán nos llegaron de la mano de nuestra compañera Begoña Marañón, en un post publicado aquí. Un año más tarde aterrizó la tentadora oferta de contribuir a la promoción de la magnífica exposición de Mikel, acompañando la publicación con un periódico en el que se recogerían doce textos: uno de cada una de las miradas.

Mikel Alonso. Karakorum

Miradas en la escuela de Machulu. Mikel Alonso. Karakorum

La propuesta nos cautivó desde el principio. Escribir sobre la realidad de este valle pobre y olvidado, acompañar en la sensibilización, sumar con nuestras reflexiones, desplegar nuestra empatía y contribuir a mostrar la situación de invisibilidad y retiro en el hogar de las mujeres de Hushé, era una tarea que llevaba nuestro nombre. Podrían haberlo hecho otras personas también. Claro. Pero nos lo ofrecieron a las Doce Miradas y estamos muy agradecidas por esta oportunidad única de conocer, sentirnos parte y aprender de otras vidas que, sin duda, contribuyen a poner en valor la nuestra y actuar con responsabilidad.

Doce Miradas surge de la necesidad de levantar la voz para hacernos oír, reivindicar, corregir o destruir estructuras que oprimen, teniendo muy presente que no podemos –ni queremos- hacerlo solas. Doce Miradas nace con el deseo de sumar en las etapas del camino personas con las que construir un modelo justo de desarrollo personal y oportunidades. La justicia social y la igualdad entre hombres y mujeres es una responsabilidad de todos y todas.

Al fondo el Masherbrum. Mikel Alonso. Karakorum

Al fondo el Masherbrum. Mikel Alonso. Karakorum

En nuestro blog, tanto nuestras miradas invitadas como nosotras doce, ponemos semanalmente el foco en realidades que merecen revisión, denuncia, reflexión seria y acción. A las Doce Miradas nos gusta señalar con el dedo aquello que no vemos bien.

Todas las dificultades que se nos plantean por el hecho de ser mujeres, las oportunidades que no tenemos, la voz que no se nos permite alzar, la violencia que soportamos en todas sus formas… Aquello que nos resta como mujeres, empobrece a las comunidades, a la sociedad.

De todo esto saben mucho las mujeres que viven en el valle de Hushé. La Fundación Baltistán está haciendo un magnífico trabajo en la toma de conciencia, en la formación y en el impulso de la participación social de las mujeres. Doce Miradas solo podía sumarse y lo hemos hecho con todo el cariño, el respeto y la ilusión de hacer nuestro aporte, el de cada una de las doce, para apoyar esta causa. Somos doce mujeres que sueñan y hemos soñado con este valle, sus montañas, sus hombres y sus mujeres. Felices sueños para los que tendremos que seguir trabajando allí, aquí y donde haga falta esperanza.

¿Nos vemos el jueves en la inauguración de la exposición Karakorum?

Somos mujeres. Somos personas. Gente con sueños que imagina una sociedad diferente. Gente que reclama un espacio común para mujeres y hombres que sea más justo y equilibrado. Y después de mucho cavilar, somos doce mujeres con ganas de trabajar para lograrlo. ¿Quieres saber quiénes somos?.

Últimas publicaciones de Doce Miradas (ver todas)