A las puertas de otro 8 de marzo, ¡nos van a oír!

05/03/2019 en Doce Miradas

Le hemos cogido el gusto a esto de los posts colaborativos. Ahí os va otro. Es nuestra reflexión colectiva ante esta semana fantástica y su remate el próximo viernes 8 de marzo. Qué expectación.

El año pasado

El 8 de marzo de 2018 nos atrapó a todas la ola. Nos pilló por sorpresa, de sopetón. Bendita ola y bendita sorpresa.

Esperábamos que sucediera algo, sí, pero no tanto.

Fue un chute de energía, un subidón tremendo.

De aquellos polvos vinieron ciertos lodos, pero, en fin, ¡que nos quiten lo bailao!

 

Por qué también este año

Este año volvemos a la carga, a las calles, a las redes, el 8 de marzo, porque las razones que nos llevaron a la protesta del año pasado siguen ahí, intactas.

Siguen ahí la brecha salarial, el techo de cristal, el de hormigón armado y el suelo pegajoso.

Siguen sin participar en pie de igualdad las mujeres en los alardes de Irun y Hondarribia.

Siguen celebrándose eventos y congresos que invisibilizan la participación profesional y social y hasta la existencia misma de las mujeres.

Sigue el acoso en redes sociales.

Siguen siendo espeluznantes las cifras de la violencia sobre las mujeres.

Esta año también volvemos a la carga porque estamos en un momento de renuncia y visibilización y también de reconocimiento de los logros conseguidos hasta ahora. Porque la lucha por la igualdad no es tendencia, no es una moda ni algo momentáneo ni puntual.

Y porque a todas esas razones se nos ha sumado una más: el involucionismo neomachista ha tomado fuerza y cuerpo político y amenaza con asentarse firmemente en la agenda institucional. Lanza, así, globos sonda sobre reformas de la ley del aborto, sobre la abolición de la ley de violencia de género… Y han conseguido alertarnos. En los próximos meses tenemos varias urnas que rellenar. Y nos jugamos mucho

 

Ilustración de Maddi Lapitz Kaltzada

 

¿Qué va a pasar, pues, este año?

Se oye y se lee de todo: que hay menos movimiento previo, menos presencia de la huelga en los medios… ¿Será que, estando como estamos a las puertas de varias citas electorales, hay medios a los que les interesa silenciar esto? ¿Será que esas actitudes de boicot que se han detectado en las redes responden a un intento más ambicioso de neutralizar el movimiento? ¿Será que el año pasado los medios le hicieron casito pensando que sería algo anecdótico, pintoresco y hasta chusco, y este año, viendo que va en serio, prefieren ningunearlo? ¿Será que ha dejado de ser noticia y novedad y los medios, ya se sabe, necesitan materia nueva? ¿Será que tras la ola viene la resaca?

Sea como sea, los diferentes movimientos feministas, en ciudades, en comarcas, en barrios,  llevan meses preparando esta jornada de huelga y la  proponen no solo en el trabajo productivo, sino también en el reproductivo, lo cual incluye cuidados y consumo. Y hacen también recomendaciones a los hombres sobre cómo deben amoldarse a ese día en el que (¡oh, novedad!) no son protagonistas.

Al mismo tiempo, ya tienen publicados sus programas de actividades tanto para el mismo día 8 como para los precedentes, en plan ensayo y precalentamiento.

Lo que es seguro es que este 8 de marzo no será tan espontáneo ni inesperado como el del año pasado. Este año, si vuelve a ser la leche, no nos sorprenderemos.

Porque puede que vuelva a ser la leche en bote. A ver, pensemos: las que participamos el año pasado vamos a repetir todas o casi todas; no conocemos a nadie que en este año haya dado marcha atrás y se haya arrepentido. Y las que el año pasado no participaron, animadas por el eco y la resaca de lo sucedido, es probable que en este 2019 se animen. Puede que este año haya un 8M en sitios donde el año pasado solo llegó mediáticamente.

Y, sobre todo y por encima de todo, porque, como decimos, las razones que nos llevaron el año pasado a la huelga y a la movilización siguen intactas. Y tenemos razones nuevas.

Así que, hermanas, vamos a parar para que pare el mundo y volverlo a poner en marcha a nuestra manera, con la vida en el centro. Nos van a oír.

Somos mujeres. Somos personas. Gente con sueños que imagina una sociedad diferente. Gente que reclama un espacio común para mujeres y hombres que sea más justo y equilibrado. Y después de mucho cavilar, somos doce mujeres con ganas de trabajar para lograrlo. ¿Quieres saber quiénes somos?.