Algoritmos, ¡¿en serio?!

04/12/2018 en Miradas invitadas

Alejandra Díaz-Ortiz, @alediazortiz, es una escritora mexicana radicada en Madrid desde hace tantos años que ya perdió la cuenta. Cuentos chinos, con prólogo de Luis Eduardo Aute, fue su primer libro de microrrelatos, al que siguieron Pizca de sal No hay tres sin dos, todos publicados por Trama Editorial. También publicó Julia (Colección Hypatia), su primera novela corta, en la que aborda la relación virtual de dos mujeres: una maltratada por la vida y la otra maltratada por su pareja, un tema con el que se siente muy comprometida.
Colaboradora en varios medios, actualmente se hace cargo de una pequeña librería en el centro de Madrid, La Tres Catorce, mientras prepara su quinto libro.

Llevo un tiempo reflexionando acerca de qué, o quiénes, fracasan, a la hora de prevenir y evitar más asesinatos por violencia de género. Es evidente que algo está fallando y que el mensaje que están percibiendo las víctimas no es para nada alentador. Estoy convencida de que el enfoque con el que se están implementando las políticas y, por ende, las soluciones con las que se pretende erradicar esta lacra, están dejando al margen el factor humano. El más puro y duro, elemento emocional.

Hace poco se informó a los medios que las autoridades se plantean revisar las aplicaciones informáticas con las que se determina si una mujer está siendo maltratada y en qué grado de riesgo. Un programa en el ordenador de cualquier comisaria, que se encarga de medir cómo cuánto de víctima se tiene. Algo así como, si se es víctima de violencia de género completa, solo mitad, o apenas cuarto y mitad. Creo recordar que mencionaron un cuestionario de cincuenta preguntas que se le hace a la mujer que se decide a denunciar a su maltratador. Así, en frío, da igual, el algoritmo ya se encarga del resto. Más tarde leí que una mujer denunció el trato dado a una víctima de violencia de género que acudió a la comisaría de Vallecas, y que consistió en hacerle una serie de preguntas que, a juicio de la involuntaria testigo, la transmutaron de víctima a culpable de su propio maltrato. Al final, la mujer abandonó el lugar sin denunciar, según la testigo.

Por fortuna, alguien ha comenzado a sospechar que el algoritmo no está resultando todo lo eficaz que se prometía. Y es que cuarenta asesinatos de mujeres y cuatro niños en los que va de año, muchos de ellos con orden de alejamiento, obligan a reconsiderar las preguntas y su interpretación. ¡¿En serio?!

A ver, expertos y expertas, les cuento: una víctima de violencia de género NO es un dato, megadato o como se llame el asunto. Es una persona con muchos problemas, todos vitales. Vital es lo contrario de virtual (valga la puntualización por si no queda claro). Una víctima es un manojo de sentimientos, casi todos ellos, contradictorios. Tan contradictorios, e inexplicables, como sentirse enamorada de su verdugo. Por un lado sabe que su vida corre peligro, pero a la vez, estará dispuesta a proteger a esa pareja que la tortura. Si se decide a denunciarlo por primera vez, rara vez lo hará con la absoluta convicción de que está haciendo lo correcto.

Si, encima, hay hijos de por medio o algún tipo de dependencia (económica, física y/o emocional), las dudas serán abismales. Cualquier respuesta que pueda dar la víctima en medio de esa hecatombe personal, debería ser valorada más allá de fórmulas matemáticas. Hay que considerar los titubeos, el llanto, el miedo, pero, sobre todo, la inmensa vergüenza que una mujer maltratada tiene por el simple hecho de serlo. Vergüenza que la hará minimizar, o magnificar, las circunstancias y los hechos. Esa mujer maltratada que llega hasta la mesa de las denuncias, necesita saberse en puerto seguro. Casi me atrevo a afirmar que más que preguntas, lo que le hace falta en ese momento, es silencio. Un silencio casi medicinal. Hay que valorar que viene de una situación en la que se le ha cuestionado todo, absolutamente todo, incluso su existencia. Cualquier pregunta que le resulte incómoda, por más precisa o científica que ésta sea, la hará sentirse vulnerable, con ganas de salir corriendo y, muy probablemente, relativizar lo que le está sucediendo. Antes que ser cuestionada por un extraño, preferirá volver a lo malo conocido.

Y no se me malinterprete. Por supuesto que hay que hacer preguntas, todas las que hagan falta, pero estas deben ir acompañadas de sentido común, de cierta empatía con cada caso en particular. Los miedos de una mujer con hijos requieren una óptica diferente a los temores de una adolescente. Ambas necesitan ayuda y protección, con los mismos medios, pero con un trato especifico para cada caso, a fin de garantizar su seguridad y la de su entorno.

Porque, señores y señoras expertos, las víctimas no somos estadísticas. No somos números y mucho menos, clones. Cada una de las mujeres que están siendo maltratadas en este preciso instante, mientras yo escribo esto, tiene una historia única, y muy personal, que contar. Por eso, precisamente, creo que los algoritmos, al menos de momento, no resultan efectivos para determinar qué mujer precisa de una orden de alejamiento inmediata, por ejemplo.

Por desgracia, ahí están las víctimas mortales como claro ejemplo de su ineficacia. Y las que se sumarán a la cruel lista con la que cerraremos este año y los siguientes, mientras no se cambie el enfoque con el que se están implementando las políticas y acciones contra la violencia de género.

Insisto, no hablamos de gustos para que un algoritmo nos sugiera dónde comprar o adónde viajar. Estamos hablando de desgarros, de violencia, de muertes. Estamos hablando de niños, de mujeres. Hablamos de vida. Y no valen las disculpas ni el ajuste de algoritmos.

(Doy por hecho que todo esto lo saben mejor los psicólogos y expertos en el tema. Yo tan solo fui una víctima hace muchos años que, muy a mi pesar, terminé en una comisaria tras tener una pistola apuntando a mi cabeza. Pero esa es otra historia.)


Somos mujeres. Somos personas. Gente con sueños que imagina una sociedad diferente. Gente que reclama un espacio común para mujeres y hombres que sea más justo y equilibrado. Y después de mucho cavilar, somos doce mujeres con ganas de trabajar para lograrlo. ¿Quieres saber quiénes somos?.

Últimas publicaciones de Doce Miradas (ver todas)